Bimbocao, tú antes molabas

Antaño a la hora del recreo los niños se separaban en bandos, es así desde que los padres decidieron encerrar a sus hijos en recintos vallados para librarse de ellos, en mi colegio había dos facciones rivales separadas únicamente por preferencias gastronómicas incompatibles, cualquier niño nuevo debía soportar el clásico cuestionario (clásico para mi, no creo que pasara en ningún otro sitio…).

Primera pregunta: ¿Eres de Bollicao o de Bimbocao? La respuesta a esa pregunta decidiría a que grupo pertenecerías durante toda tu infancia, estaba el grupo de “los Bollicaos”, los “Me mola Bimbo” y por supuesto, los niños normales sin infancias traumaticas.

Imagen de Bimbocao cuando la vida tenia sentido

Recuerdo cuando me formularon la pregunta, “Bimbocao!” respondí enérgicamente, 20 años después me arrepiento de mi elección, no me malinterpretéis, como “bimbocao” me fue bien en la escuela, tragué el agua de váter promedio y el numero de collejas diarias se mantuvo en 5 hasta los 16 años (porque terminé el instituto,  no penséis que me eximieron..), considero que tuve una infancia feliz dentro de lo que cabe, es cierto que la cajera del súper te mira raro cuando compras un “Bollycao falso”, existe una opresión invisible contra aquellos antisistema que no se rinden a lo convencional, debo admitir que me han rechazado en entrevistas de trabajo por mis preferencias, hay gente que no acepta un “Bimbocao” como respuesta a “¿Cual es su máxima motivación en la vida?”, los “Bimbocaos” nos veíamos obligados a comer en portales sin iluminación, a darnos la vuelta y proteger con nuestra espalda nuestro secreto, a temor de ser pasto de las risas de desprecio de cuantos nos rodeaban.

Un dia Bimbocao desapareció, de repente no estaba, en su lugar había productos de marca blanca que no podían compararse (DulceSol y mierdas similares), los niños bimbocaos, desprovistos ya de ilusión tuvimos que tomar una difícil decisión, pasarnos a Bollycao o dejar de comer bollería y ver mermar nuestro diámetro de circunferencia día a día.

Sin embargo, ésta mañana (en realidad no ha sido ésta, la entrada lleva redactada… la tira de tiempo), al querer hacer un “kit-kat” del trabajo y dirigirme a comprar la merienda, antes mis ojos ha aparecido BIMBOCAO, “ha vuelto bimbocao!” he exclamado ante las miradas atónitas de cuantos me rodeaban, “ha resurgido de sus cenizas!” he gritado mientras los cajeros me contemplaban estupefactos, “arrodillaros ante vuestro dios sucios paganos adoradores de Panrico!” he exclamado, admito que ahí me he pasado de la ralla y entiendo que me hayan echado del supermercado.

Al fin, tenia ante mis manos el mejor recuerdo de mi infancia, un pedazo de mi existencia, el detonante de mi vida, el timón que guiaba mi rumbo, la clave de mi existencia, el Yin de mi Yan, el Jean Claude de mi Van Damme, la pieza que completa mi puzzle…. he desenvuelto con lagrimas en los ojos su envoltorio algo cambiado “ya no es tan retro” he pensado, “vaya, no viene cromo tampoco”, no pasaba nada, por fin tenia un Bimbocao en mis manos, mientras el bollo se dirigía hacia mis fauces, su olor me transportaba al pasado, mis dientes han rozado su pan y….

Se me ha derrumbado el mito.

Bimbocao, antes molabas

Bimbocao, antes molabas

Bimbocao apesta, si, suena duro y todos los “bimbocaos” que me estáis leyendo os estaréis echando las manos a la cabeza, pero ahora, hoy mismo, Bimbocao vale menos que las acciones de Bankia, todos mis recuerdos han caído al suelo al probarlo, seco, insubstancial, sin sabor, DECEPCIÓN TOTAL.

Han cogido un hito en mi vida y lo han destrozado sin compasión, después de más de 20 años adorando a “Bimbocao”, siento decir que ha muerto un pedacito de mi ésta mañana, por lo menos, siempre nos quedaran los 90′.

Esas engañosas series… ahorraros perder tiempo – [SPOILERS]

A todos nos ha pasado alguna vez, algún amigo (normalmente nuestro televisor) nos recomienda encarecidamente engancharnos al ultimo fenómeno televisivo del año, en el caso de las series extranjeras,  siempre precedidas por el récord de audiencia en Estados Unidos o Reino Unido (que puede ser perfectamente el récord de audiencia de un canal concreto los jueves a las 7 de la tarde en días lluviosos pero con una temperatura de 30 grados), a veces nos  llama la atención y decidimos invertir una porción de nuestro tiempo libre en verla, generalmente visualizamos el episodio piloto  para hacernos una idea sobre la temática de la serie, lo correcto sería visualizar el ultimo capitulo, como esas personas que se leen la ultima pagina de un libro para decidir si lo compran o no, cuantos disgustos nos ahorraríamos, cuantos capítulos y horas nos evitaríamos, no soy un gran cinefilo, ni siquiera se si el termino cinefilo se puede aplicar a series de televisión, ni siquiera se si cinefilo está bien escrito (el puto corrector me dice que no), pero a continuación elaboraré una lista (sin ningún orden concreto) de aquellas series que por un motivo u otro, nos presentaron un argumento y un genero para acabar convertidas en algo que nada o poco tenia que ver o que acabaron cayendo en la mediocridad mas absoluta porque a alguien se le ocurrió una genial idea que nadie se atrevió a desestimar.

AVISO: Por motivos mas que evidentes, esta entrada puede contener spoilers, pero no os preocupéis, son spoilers buenos que evitaran que perdáis el tiempo viendo series decepcionantes.

Sobrenatural (Supernatural)

¿A que tienen pinta de ser cazadores de monstruos?

La serie “trataba” (en pasado) sobre los hermanos Sam y Dean Winchester, que emprendían la búsqueda de su padre recientemente desaparecido, la familia Winchester no era una familia corriente, eran “cazadores”, se dedicaban a buscar criaturas malignas (vampiros, fantasmas, Wendigos, demonios, presentadores de Telecinco.etc…) y darles muerte, la serie lucía estupenda en sus dos primeras temporadas, la búsqueda del padre, el motivo de su desaparición,  una serie de pistas en un diario, todo tipo de fauna mitológica a la que matar, apalear y quemar, muchos casos de asesinatos o desapariciones interesantes, un demonio de ojos amarillos muy malo que mató a su madre, buenos efectos especiales…

Entonces… ¿que fue lo que pasó con la serie? Pues que la serie terminó hace 5 temporadas pero ellos no se dieron cuenta y siguieron rodando, incluso me atrevo a decir que la serie terminó dos veces, la primera cuando el argumento inicial (el del padre desaparecido, la venganza contra el demonio…) llegó a su fin y se aclararon todos los misterios, la segunda vez fue en la quinta temporada, cuando después de un desbarajuste monumental en el argumento de la serie con la aparición de Ángeles, Lucifer, Arcángeles, Los jinetes del Apocalipsis (a los cuales los hermanos Winchester se cargan como si fueran demonios de medio pelo), se descubre que Sam y Dean son los recipientes de Lucifer y del Arcangel Miguel, destinados a luchar en un combate final que devastara la tierra (apoteosico por cierto el combate, se miran durante 5 minutos, se empujan a un agujero interdimensional y fin del combate, sin lanzar rayos por los ojos, ni escupir fuego, ni romper una triste silla en la cabeza a alguien…), la serie acabó convirtiéndose en un “Ángeles contra demonios”, los hermanos formando parte de un plan celestial que decidiría el curso del universo, pudimos contemplar fatigados las aproximadamente 5 resurrecciones de los protagonistas como si de Goku se tratara y la muerte (o destierro) de Lucifer, el Arcangel Miguel y Sam al infierno (Sam volvería a resucitar en la siguiente temporada por cierto, convertido en un demonio con buen corazón…).

La serie dejó a un lado una simpleza visceral basada en matar a todo lo que fuera antinatural para caer en un argumento excesivamente apocalíptico una vez los guionistas se quedaron sin recursos, la temporada 4 empezó a oler, la quinta empezaba ya a pasarse y aunque el final de la quinta temporada arrojó un poco de luz sentenciando las vidas de sus protagonistas se sacaron de la manga una sexta temporada que menos no podía pintar, a partir de ahí, aparecieron en escena los “Leviatanes” y convirtieron a uno de los “ángeles buenos y simpáticos” en Dios (Jehová, el de la Biblia) en plan “ahora soy fuerte y me vais a tener que chupar los pies todos”) y francamente, decidí dedicar mi tiempo libre a otros quehaceres, como bebe aguarrás,  a ver si así me quitaba el amargo sabor que me habia dejado la serie.

Perdidos (Lost)

Esas caras son fruto de no entender el final de la serie

Aix, seguro que leyendo la entradilla sabíais que Perdidos aparecería, pues claro, te presentan una serie sobre la supervivencia en una isla de un grupo de supervivientes (si si, valga la redundancia) que sobrevivieron (lo cual los convertiría en sobrevivientes, no es supervivientes…) a un accidente de avión, quedando atrapados en una isla llena de misterios, un monstruo de humo, y un grupo de salvajes que habitan la isla, la serie prometía, y de hecho está muy lograda, pero a los simpáticos guionistas les sobraba droga por todos lados y decidieron a partir de la tercera temporada metersela toda de golpe, creando una cantidad ingente de locuras y dolores de cabeza argumentales para confundir al espectador, hasta llegar al culmen, el ultimo capitulo, histórico, que te hace darte cuenta de que tuviste que dejar de ver la serie en la tercera temporada.

Que nadie piense que la serie es mediocre, o que esté mal realizada, al contrario, la serie es buena, es como un maravilloso polvo con una tía impresionante, pero que al finalizar del coito, en el momento de mas disfrute, PUM!! te suelta un “soy un tío y me llamo Manolo”, una eyaculación con sabor amargo, que impide disfrutar del momento, solo que en Perdidos, ya empezabas a notar que esa tía se llamaba Manolo en la ultima temporada, y rezabas con todas tus fuerzas, esperabas que fueran imaginaciones tuyas, ves que tiene nuez y piensas “será algo que se ha tragado y se ha quedado ahí”, pero no, te das cuenta de que tendrías que haberte subido los pantalones y haber saltado por la ventana a medio polvo, aunque te gustara, a veces es mejor desconocer y preguntarte “que habría sido al final?”, o en el caso de Perdidos, hubiese sido mejor dejar de ver la serie e inventarte el final tú mismo, por ejemplo… se descubre que el gordito iba matando y comiedose a todo el mundo y que por eso nunca adelgazaba y… el monstruo de humo era eso, una “cortina de humo” (que chiste mas malo).

En Perdidos, al igual que en Sobrenatural, la serie termina en la temporada 4-5, pero los guionistas, que ese dia estaban bastante colocados, obviaron ese detalle y siguieron escribiendo, cuando los supervivientes consiguen regresar a la civilización (no recuerdo la temporada exacta), ahí, justo ahí, debería haber aparecido un cartel gigante poniendo “THE END“, pero no, después de una temporada en tierra, conociendo la vida de los supervivientes antes y después de haber subido al avión,  los guionistas deciden, en un momento de iluminación, que han de volver a la isla porque si, porque oh maravillosa revelación así lo quiere el destino, pues nada, volvamos a la isla y alarguemos ésto innecesariamente alguna temporada más, al final, después de ver una temporada entera pensando que el avión al final no se estrelló y que de alguna manera, se evita todo lo que sucede en la serie (lo que de por si, hubiese tocado las narices) resulte que realmente todos los protagonistas están muertos y están viviendo una “realidad alternativa” en el purgatorio para resolver sus “asuntos pendientes” antes de ir al cielo (lo que podría habernos ahorrado una temporada insufrible), un final confuso y relativamente abierto (podéis hincharos a leer hilos de debate sin que os convenzan de nada).

Los Serrano

Los Serrano son como el jamón… carne de cerdo muerto

Aquellos que me lean desde el otro lado del charco estarán preguntando “¿los quienes?“, puñeteros afortunados que sois, Los Serrano podríamos decir para lo entendáis, son un sueño que empieza bien, simpático y un poco divertido (un poco solo, sin pasarse), que poco a poco va tornándose confuso y ridículo, que llega a rozar el tedio, que alcanza la decepción y que justo cuando va a terminarse. PUM!! te despiertas jadeante y descubres que te has cagado encima, lo que viene siendo una mierda de sueño con un final aun más asqueroso, porque claro, toca limpiarte la mierda y te ha dejado la cama hecha un asco.

Pues bien, eso es “Los Serrano“, y lo anterior no era ninguna metáfora ni ningún símil, es la serie tal cual, el Sr Serrano se despierta en el último puto capitulo y descubre que toda, TODA la puñetera serie la ha soñado, y que los acontecimientos narrados desde el capitulo 1 hasta el 147 eran mentira, un sueño de unas de 150 horas, 150 horas de tu vida que no solo te han quitado, sino que encima te han restregado por la cara para reírse de tí, el Sr Serrano se despierta aliviado, pero tú te quedas con una cara de gilipollas que ni la Boda Roja de Canción de Hielo y Fuego (cito el libro porque lo leí antes de ver la serie y porque sino los Frikis me matan).

La serie fue decayendo cada temporada un poco más, los personajes empezaron dando tirria, luego rabia y finalmente un asco inconmensurable, Los “Santa Justa Clan”, Fran Perea, los hermanos Serrano, Fiti, los niñatos de “Bachillerato” (que calzaban 30 años cada uno y que llevaban 6 temporadas en primero), no se salvó NADIE, ni un solo personaje despertaba simpatía, ninguna, los que no eran ya insoportables desde el principio, fueron ganando con cada temporada nuevas cotas de odio (Currito por ejemplo, el niño tontolaba de los Serrano).

El Final de la serie pintaba cada vez más drástico, el hijo pequeño del protagonista atropella a un viandante sin tener carnet (algo así recuerdo, lo cierto es que veía la serie con total desgana) y lo mandaban a un reformatorio, la mujer del protagonista muere (apareciendo en visiones durante la última temporada) y al final, el protagonista decide suicidarse tirándose por un puente, despertándose después el dia antes de que empezara la serie.

Apunte: Fran Perea canta como el culo, lo digo tranquilo y me quedo tan ancho, la sintonia de la serie era un claro recordatorio de la calidad que atestiguaría la misma, daban ganas de quitarla nada más escuchar el “uno más uno son sieteeeee, quien me lo iba a deciiiiir”, creo incluso que Fran nos mandaba un mensaje, “Iros, corred insensatos!!”, yo como ponía la intro en silencio pues no entendí el aviso y me la tragué hasta el final… si queréis recordar la canción o simplemente sois masocas, aquí la teneis.

Así como el final de Perdidos es casi igual de decepcionante, por lo menos en Perdidos intentaron dotar de cierta lógica o razón el final, sin embargo en Los Serrano, nos encontramos con un claro caso de “lo hizo un mago” a la Española, que sería un “todo era un sueño”, la manera mas chapucera, decepcionante y patética de terminar una serie cuando se convierte en un despropósito de baja calidad.

Los Hombres de Paco

Seguro que nunca habíais visto policías tan imponentes

Otra serie patria que se alargó en exceso, las aventuras de 3 policías (el gordo simpático, simplón y torpe, el gordo que mete la pata de vez en cuando y protagonista de la serie, y el policía guaperas y greñudo que salva el mundo mientras se acuesta con la hija del policía protagonista, que técnicamente es su sobrina porque antes estaba casado con su tía (que ahora es lesbiana y a la cual se cargan al final de la serie para dar dramatismo).

¿Bonito Spoiler verdad? Si en los Serrano el punto final lo ponía despertarse, en los Hombres de Paco lo ponía el cepillarse a medio elenco en un capitulo final mediante las mas estúpidas maniobras (al pelirojo graciosete se lo cargan porque sale con un escudo medieval a enfrentarse contra los malos en plan Capitán América, y al del pelo Afro porque se cree Chuck Norris pegando tiros a pecho descubierto (y nunca mejor dicho)).

La serie empezó bien, una comedia familiar que al girar entorno a una familia de policías que también tenia dosis de acción, investigación. etc… los protagonistas eran torpes, muy torpes (de hecho, la policía española se quejó públicamente de la imagen que transmitían de los cuerpos policiales del estado),  cada capitulo era igual de predecible que el anterior, y básicamente, seguía siempre la siguiente pauta:

  1. Paco (el prota) recibe un caso de su jefe (que es su suegro por cierto).
  2. Los tres protagonistas convierten el caso, sencillo (lleva estos papeles aquí, vigilad a este sospechoso 5 minutos, guardad 2 Kg de Cocaína en un cajón, id al baño a mear. etc…), en algo desastroso, causando muchos problemas a… todo el mundo a nivel nacional e internacional.
  3. Los protagonistas resuelven el problema pero con consecuencias cómicas y desastrosas para su reputación (y para la de la comisaria entera).
  4. El Jefe acaba enterándose de todo, bronca monumental, insultos delante de media comisaria, y ala, volver a empezar el bucle a cada capitulo.

Porque daba igual que un cargamento de cocaína fuera destruido por ellos, daba igual que descalabraran a alguien importante por un balcón, que detuvieran a los buenos, que se escaparan los malos, que mas daba ¿Tenemos un nuevo caso importante?¿colaborar con el FBI dices?¿Detener a un Narcotraficante internacional? ¿A quien mandamos? ya se, mandemos a los 3 que siempre la cagan y la lían, filosofía “Mortadelo y Filemon”.

Durante la serie, ésta fue ganando en seriedad y renunció más a la comedia disparatada, en un intento de parecer una serie policíaca supongo, la hija adolescente y calenturienta del protagonista se convierte en policía (de la noche a la mañana prácticamente), el guaperas greñudo se convierte en super agente del CNI, los protagonistas participan en operaciones internacionales y pseudo-terroristas, una tontería vamos.

La serie al final dijo “A ver, ésto se nos va de las manos, nadie va a creerse nuestro próximo capitulo sobre como los hombres de Paco detienen a Osama Bin Laden, asi que vamos a darle un final ya¿resultado? 4 protagonistas muertos porque si, porque para que esto sea medianamente épico tienen que haber muertes dramáticas innecesarias con frases de despedida del tipo “dile a Wendy que la amo”, por lo menos los 3 protagonistas se salvan, porque en el último capitulo daba la sensación de que hasta el  técnico de sonido caería muerto ante la cámara.

Ahora mismo, éstas son las 4 series que considero vieron mermada su calidad al realizar cambios en el planteamiento de la serie, seguro que hay muchas más, la mayoría de series mueren por agotamiento, si se me van ocurriendo más (o me las sugerís), las iré añadiendo, a mi ritmo eh!, que ésta entrada llevaba 4 años archivada).

Otras series que perfectamente podrían engrosar la lista: The Walking Dead, Los Simpsons, Aida, Pokemon.